HISTORIA DE LA SAN SILVESTRE ELDENSE

La San Silvestre Eldense nació a través de la sección de atletismo del Centro Excursionista Eldense. Ramón González Amat, junto a un grupo de amigos (José María Navarro, Vicente Gil, Antonio Giménez, Joaquín Poveda, Antonio Cerdán…) importaron la carrera tras una visita a Lleida en 1980. En dicha localidad catalana se celebraba la I edición, y este grupo de amigos eldenses decidió apostar por crearla también en Elda.

Fue en 1981 cuando Elda celebró su primera San Silvestre, a las 20:30 horas, con alrededor de 700 inscritos, siendo el primer vencedor el atleta de la vecina localidad de Petrer Felipe Miralles, con un tiempo de 14 minutos y 35 segundos, y en categoría femenina María Teresa Bonal. El primer recorrido que tuvo la carrera fue de 3.400 metros, con salida y meta en la Plaza del Ayuntamiento.

En sus 40 ediciones la última prueba del año ha tenido diferentes horarios, circuitos e incluso ha cambiado de día en alguna ocasión. En cuanto a su recorrido, ha contado con salida y meta en la Plaza del Ayuntamiento, en la Calle Padre Manjón (junto al Jardín de la Música), en la Avenida de las Olimpiadas, en la Calle Nueva, en la Plaza de la Ficia durante una larga etapa, y desde hace varios años se ubica la salida y la meta en la Plaza Castelar. Los horarios también se han modificado en varias ocasiones, desde las ocho de la tarde en sus inicios, hasta las seis de la tarde en los últimos años.

Los premios económicos a los denominados atletas de “élite”, más los regalos y sorteos que se realizan entre todos los participantes, especialmente en el apartado de disfraces, ha aportado prestigio y nivel competitivo a la San silvestre, además de darle también un carácter festivo lleno de colorido y música aumentando la participación año tras año.

En la II edición los ganadores fueron los mismos atletas que en la primera edición, aunque por un recorrido que sufrió cambios y que contó con 3.700 metros de recorrido, aunque con salida y meta en la Plaza del Ayuntamiento. En la III edición también se modificó el circuito de nuevo bajando a los 3.500 metros. En esas primeras carreras, desde 1981 hasta 1986, la cifra de inscritos rondó los 700 dorsales.

En la VII edición, 31 de Diciembre de 1987, llovió por primera vez en la prueba y el número de inscritos bajó a los 590 corredores. La salida y meta estuvo ubicada en la Calle Padre Manjón y se dividió la prueba en dos carreras, una infantil y otra absoluta.

Un año después, en la VIII edición, fue la única vez que se cambió de día la prueba y se adelantó al domingo 18 de Diciembre de 1988. Sólo hubo 200 inscritos y la organización tuvo que volver a situarla al año siguiente de nuevo el último día del año, pero por la mañana. Fue otro error y sólo hubo 191 inscritos, la cifra más baja de toda la San Silvestre Eldense.

La vuelta a la normalidad llegó el 31 de Diciembre de 1990, a las seis y media de la tarde, creciendo de nuevo la inscripción hasta los 421 atletas. El recorrido tenía por aquel entonces 2.500 metros. La cifra de los 700 inscritos se volvió a recuperar en la XI edición, 1991.

No fue hasta el 31 de diciembre de 1994, XIV edición, cuando se superara la cifra de 900 inscritos con una carrera que tuvo la salida en la calle Nueva y un circuito que alcanzó los 3.000 metros. Un año después se disparó la cifra de inscritos alcanzando los 1.301, retornando la salida y la meta a la Plaza del Ayuntamiento.

Otro año clave en la carrera fue en su edición XX, año 2000, donde se dió un premio en metálico por vez primera. Fueron 25.000 pesetas para el vencedor de la prueba, que fue Eloy García García (San Vicente del Raspeig), con 1.523 inscritos. El año siguiente, también se ofrecieron 25.000 pesetas de premio a la primera atleta femenina en cruzar línea de meta, María José Guardiola, que ganaba la carrera por séptima vez. Y en 2002, con la entrada del euro, el premio fue de 150 euros para los vencedores en ambos sexos.

En los últimos 15 años, la carrera ha ido creciendo en número de inscritos, superando los 2.000 en el año 2005, los 3.000 sólo un año después, los 4.000 corredores en el año 2008, los 5.000 en 2010, los 6.000 en 2012, más de 7.000 en 2016 y más de 8.000 en 2018. En la última edición, la 39, año 2019, la inscripción alcanzó los 8.401 atletas.

También fue un año clave el 2015, al trasladarse la salida y meta a la Plaza Castelar donde se encuentra en la actualidad, dotando a la prueba de más espectacularidad, con un recorrido más llamativo, varias zonas de ambientación y una mayor puesta en escena de luz y sonido.

El atleta que más San Silvestres ha ganado en categoría masculina ha sido Miguel Ángel Sánchez Cebrián, con 6 victorias, seguido de Felipe Miralles con 5. Mientras que en categoría femenina la valenciana Luara Méndez es la que más triunfos atesora, 8 en total, seguida de María José Guardiola con 7. Desde el año 2010 son atletas marroquíes los dominantes de la prueba, desde Aldelghafour Lasri hasta El Khayami en la última edición.

El record de la prueba desde que existe el nuevo recorrido de 3.800 metros lo ostentan El Khayami con 10 minutos y 4 segundos en categoría masculina, y Laura Méndez con 11 minutos y 39 segundos en categoría femenina. En categoría local los últimos vencedores fueron (año 2019, 39 edición), en categoría masculina Marcos Sánchez y en categoría femenina Aya Bouhaja.

El evento más importante que organiza la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Elda, la San Silvestre más antigüa de la Provincia de Alicante, la segunda más antigüa de la Comunidad Valenciana y una de las más participativas, no sería posible sin la colaboración de todas las asociaciones y colectivos que la hacen posible: desde los diferentes departamentos del propio Ayuntamiento de Elda, los miembros del Consejo Local de Deporte Escolar, FAVE, AMFI, Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja, asociaciones de comerciantes del Mercado Central y Pablo Iglesias y Adyacentes, el gimnasio En Forma, un gran número de clubes deportivos de la ciudad, y el apoyo de muchas empresas y comercios que aportan premios y regalos sobre todo para los más populares.